Santón de Vaud

Santón de Vaud

Situado en la región alpina del centro de Europa, Suiza es un pequeño país que limita al oeste con Francia, al norte con Alema­nia, al este con Austria y el principado de Liechtenstein, y al sur con Italia. Las dos terceras partes del país están cu­biertas de montañas, valles, bosques y lagos que sorprenden al viajero. En la Suiza francófona se encuentra el can­tón de Vaud, que ocupa el tercio occi­dental del país, a orillas del lago Le­man y a los pies del Jura y los Alpes.

Requisitos de entrada.
Pasa­porte en regla para los ciudadanos es­pañoles.

Clima y situación.
Situado en la región alpina del centro de Europa, Suiza es un pequeño país que limita al oeste con Francia, al norte con Alema­nia, al este con Austria y el principado de Liechtenstein, y al sur con Italia. Las dos terceras partes del país están cu­biertas de montañas, valles, bosques y lagos que sorprenden al viajero. En la Suiza francófona se encuentra el can­tón de Vaud, que ocupa el tercio occi­dental del país, a orillas del lago Le­man y a los pies del Jura y los Alpes.

Aunque varía en función de la al­tura, en Suiza predomina un clima tí­picamente continental, de veranos tem­plados, con temperaturas agradables que oscilan entre los 18 y los 28° C; e inviernos fríos, con temperaturas me­dias que rondan los 2° C. Las precipi­taciones son habituales a lo largo del año, aumentando con la altitud, con lluvias que superan los 50 mm de me­dia mensual que en invierno se con­vierten en nieve.

Santón de Vaud  viaje a suiza

Moneda.
Franco suizo.

Información para viajar a Santón de Vaud

Gastronomía.
La cocina suiza presenta tres influencias básicas (fran­cesa, italiana y alemana) que reflejan los tres idiomas que hablan sus gen­tes. En la zona francesa la gastrono­mía se basa en distintas variedades de carne, como el ragú, el entrecot y las salchichas. En los cantones italia­nos preparan los platos típicos del Piamonte y Lombardía, como los gnocchi, el rísotto y la polenta. En la zona alemana destacan las salchi­chas artesanales y el rostí, un deli­cioso pastel de patatas hervidas que posteriormente son gratinadas, fritas y puestas al horno; decorado habi-tualmente con queso, jamón o un hue­vo frito, se ha convertido en un pla­to indispensable en la gastronomía suiza. Los centros turísticos a orillas de los lagos también ofrecen pescados como truchas y percas frescas.

La especialidad gastronómica del país es la fondue de queso, una olla con aromático vino blanco y queso fun­dido en la cual se introducen con un pincho trozos de pan o patata. La fon­due presenta variantes como la foour-guignonne, en la que se introducen tro-citos de carne en un recipiente con acei­te y mantequilla hirviendo y, una vez co­cinados, se comen con salsas diversas; y la china, que sustituye el aceite por cal­do. Los quesos suizos por excelencia son el Gnjyére, el Emmenthal y el Va-cherín, con los que se preparan deli­ciosas raclettes, porciones individuales de queso fundido acompañados de pa­tatas. Finalmente, pruebe los postres tí­picos y sus famosos chocolates.

Visitas de interés.
Lausana.
Situada en un enclave pri­vilegiado en la orilla norte del lago Le­man, la capital olímpica es un anima­do centro cultural y universitario lleno de gente ¡oven, aclamada como la capital europea del skateboarding. Es una ciu­dad de pendientes pronunciadas que se extiende sobre tres colinas, con la zo­na histórica en lo alto y la antigua po­blación de pescadores de Ouchy en la parte más baja. Visite la adoquinada place de la Palud, la antigua plaza de mercado, dominada por las arcadas del Ayuntamiento, de estilo renacentis­ta; las medievales Escaliers du Marché, que suben hasta la catedral de Nótre-Dame, el edificio gótico más hermoso de Suiza, decorada con exquisitas ta­llas y algunos frescos de bella factura; el Museo Histórico, que ofrece una de­tallada retrospectiva de la historia de la ciudad; la excepcional colección de Art Brut, formada por obras de artistas "marginales"; y el Museo Olímpico, que recorre la historia del movimiento olímpico.

Montreux.
Este elegante centro tu­rístico cosmopolita ofrece tranquilidad en un marco incomparable, rodeado de viñedos, con espléndidas vistas del lago Leman y los Alpes franceses al fondo. Realizar la travesía del lago en un día soleado le permitirá contemplar la grandeza del paisaje.

Cháteau de Chillón.
Situado en un islote en la orilla oriental del la­go Leman, enmarcado por árboles y escarpadas montañas, este castillo al­menado de época medieval y estilo gó­tico, construido por los duques de Sa­baya, atrajo a numerosos personajes cé­lebres como Lord Byron y los poetas románticos, e inspiró la obra cumbre de Mary Shelley, Frankenstein. Su visita incluye un recorrido por sus mazmo­rras, la prisión de Bonivard, las gran­des salas de caballeros, la capilla de­corada con frescos, algunos pasajes secretos y las alcobas, cuyas bellas ven­tanas de tracerías góticas ofrecen vis­tas de ensueño.

Vevey.
Entre Lausana y Montreux, esta pequeña ciudad acoge el Musée Jenisch, que posee una extensa colección de cuadros y esculturas de los siglos XIX y XX, es la sede de la Fundación Oskar Kokoschka y cuenta con la colección europea más importante de litografías de Rembrandt; y el Museo de la Ciudad, dedicado al festival de viticultores y vi­ñateros que se celebra cada 25 años.

Desde Lausana hasta Les Diablerets, el cantón de Vaud Alpes encierra pueblos tranquilos, montañas, viñedos y alguna que otra leyenda que se descubren sin querer bordeando la orilla del lago Leman, con vocación de océano, fuente de inspiración de artistas. Los picos más altos parecen hundirse en él.
Calificación:
Recomendamos Leer

El cantón suizo de los Grisones es el mayor de los cantones que tiene Suiza...

Desde Lausana hasta Les Diablerets, el cantón de Vaud...
El cantón de Tesino se encuentra en la zona sur de...
La cultura de Suiza se caracteriza por la diversidad, y...
0 Comentarios
  • No hay comentarios hasta el momento. Se el primero en comentar!

Dejar comentario
Suscribirse